Todo sobre trabajar como freelance

freelance

Una visión diferente

Ser freelancer no es una novedad. Este género de contrato entre empleado y empleador ya existía hace mucho tiempo. Remonta la época medieval donde el mercenario no tenía un señor asignado y podía ofrecer su servicio a más que uno de ellos. Su traducción más directa podría ser “trabajador autónomo” sin embargo no se adapta a cualquier persona.

Una imagen actual

Ser freelance no significa que podemos hacer lo que bien nos parezca, de hecho, hay quien asegure que, esta forma de trabajar, es la más difícil. ¿Por qué esta contradicción? La idea que todos tenemos de esta actividad es que decidimos cuántas horas, si queremos o no pausas, así cómo también, cuándo y dónde hacer el trabajo sin ningún problema.

Pero esto no es de todo cierto, al ser freelance acabas por trabajar mucho más que como un empleado que tiene un horario fijo. Es la mayoría de las veces un trabajo algo desordenado, que tienes que saber dosificar, cuyo ambiente es todo menos una oficina y a diferencia de un empleado fijo en una empresa, no tienes que cumplir el horario pero si la cantidad de trabajo que te fue pedido.

No es todo negativo

Aunque hasta ahora parece ser todo complicado y hasta negativo, ser freelancer es una opción provechosa para personas que tengan hijos u otras personas a su cuidado. También, como una empresa propia e, inclusive, para aquellos que tengan otros proyectos en desarrollo, usando este como un complemento.

Tener una agenda organizada y un plan de trabajo estipulado ayudará a que no se te olvide nada. En este caso tú eres tu propio jefe y te exigirás como tal, por eso te conviene tener una buena relación contigo propio.

Una aventura limitada

Existe y existirá siempre el eterno problema de que en este tipo de servicios prestados, vendes literalmente tu tiempo. Lo vendes al segundo, al minuto, hasta en horas, lo que significa que si quieres tener unas vacaciones o días de descanso, no puedes. Por otra, puedes pero no es aconsejable si deseas recibir algo a fin de mes. Recuerda que el trabajo de tipo freelancer no es retribuido con un sueldo fijo, sino fraccionado y probablemente casi a “peso”.

Todo esto se aplica también a la idea de construir una empresa sola a través de este método de freelance. Si comenzaste tu proyecto a solo, tendrás que buscar clientes, mantener clientes y darte a conocer de la mejor manera.

¡Aprovecha!

Los freelancers, depende del país y del área de ejecución, son vistos, cuando su condición de “fantasma” no sea literalmente fantasma, como trabajadores inferiores o superiores. Si tu área es la tecnología, el arte, o la información, esta opción puede ser un buen comienzo o una buena forma de mantenerte en acción.

¡Experimenta esta posibilidad! No existen limitaciones geográficas, por eso podrás experimentar tanto cuanto desees pues internet es la mejor plataforma para experimentar este tipo de empleo.

¿A qué esperas?

Descubre aquí todas las ofertas de trabajo de Jobtide

Comentários

comentários